Sólo Genis I

Estándar

En memoria de José María Génis-Gálvez

La nítida foto de tu rostro
se torna sepia y descolorida
Ruido tumultuoso arranca el
contraste y la veracidad de su recuerdo
Clavas la mirada a través del papel
esos ojos sabios bajo cejas expresivas
Y una sonrisa de madurez
Y una lágrima de emoción
Contemplar atónito la obra de tu vida
Científico, investigador pionero
Tu vida escurrida tras el microscopio
Tus manos jactas del óleo y la trementina
Contemplar atónito cada pincelada de tus cuadros
Te mereces mención de honor en cada calle y Plaza
y que cada ser viviente te recuerde
Pareces hablarme con tus ojos a través de la foto
Y es que escribo de nuevo poemas por ti
Tú me regalaste a la vida y me diste coraje
Fuiste mi guía, mi sorpresa y mi revelación
Apostaste por mi y siempre diste tu brazo a torcer
Horma desde el primer día de tu zapato
Te enamoraste de mi cual efebo griego te sedujera
Derribado ante la belleza temprana de mi cuerpo
Me adoraste y me rendiste culto
Amor hasta la amistad y la dedicación total
Hasta sonreírme lejos de toda pasión
Me amabas con el corazón nítido
y la mirada feroz y convincente de un mago
lleno de Sorpresas
Te contemplo sobre el papel, te recuerdo, te añoro
Y deseo que tu alma venga a mi y me hable
y deseo volver a llorar en tu regazo y que me des
calma y sosiego con tu permanencia en mi ser
Te necesito cerca
Y necesito que me guies.

Aïssa López.
Sevilla, 22 de Julio de 2003.

Comparte este artículo: