Vivimos para replicar la impronta de lo vivido

Estándar

Nos pasamos la vida intentando replicar aquello que tanto nos gustó la primera vez. El primer amor, la primera vez que tomamos drogas, nuestra primera eyaculación, la sensación de conducir nuestro primer coche, nuestro primer éxito laboral… nuestro primer “lo que sea”… Hasta convertirnos en máquinas de consumo que pierden el norte.

Cuando hacemos algo por primera vez que nos gusta mucho, queda una “impronta” en nuestro cerebro que nos conduce, sin que podamos evitarlo, a una espiral de replicación: queremos volver a sentir lo que sentimos esa primera vez, revivir lo vivido pero exactamente de la misma forma, confundiendo dicha “impronta” con la felicidad. Un deseo obsesivo que se vuelve más complejo e inexacto en cada ocasión, porque los recuerdos no son perfectos, sino que el cerebro los reconstruye cada vez que los evocamos y accedemos a ellos, con lo cuál, esa versión del recuerdo original —que nunca ha sido tal—se distorsiona más y más con el paso del tiempo, vamos re-interpretando la misma memoria repetidamente, ajustándola inconscientemente a un ideal deformado que evoluciona y madura junto con nosotros mismos. Y todo está dentro de nuestra mente. Nosotros mismos generamos esa impronta, iniciamos el deseo y buscamos desesperadamente volver a sentir lo mismo, atrapándonos sin percibirlo en un círculo vicioso sin aparente salida.

Todo el complejo mecanismo publicitario en el que estamos suspendidos, que nos alimenta y nos controla —somos hijos del marketing—, está edificado en base a esa serie de “improntas”. Los analistas de mercado, los sociólogos y los gurús de los negocios trabajan sin descanso para vendernos los más variados productos y servicios con la promesa escondida de hacernos “revivir” esas sensaciones. La venta de “experiencias”. No nos venden un nuevo modelo de coche, sino el placer que experimentaste la primera vez que te subiste al auto y te sentiste libre al volante recorriendo la carretera —¿Te gusta conducir?”—. No nos venden un nuevo reloj inteligente, sino el dispositivo más personal e íntimo jamás creado, que transmite tus emociones, como el latido de tu corazón —”The Watch is here“—. No nos vendieron el refresco, sino lo que sentiste la primera vez —”Coca Cola es sentir de verdad“—.

En la sociedad actual del consumo, la persona puede revivir esa “primera vez” de dos formas: mediante la constancia o mediante la búsqueda constante. La constancia nos proporciona una adicción contenida y controlada: el toxicómano que ya sabe y conoce la dosis exacta que necesita para “volver a sentirse” como aquella primera vez pero sin que eso le destroce la vida. El trabajador constante, que mantiene la ilusión por aquello que hace cada día, totalmente entusiasmado cada vez que suena el despertador. A éste último la empresa no le compensa su trabajo con más dinero, sino motivándolo mediante un estudiado programa de coaching que le hará partícipe de un gran proyecto: le hace formar parte de algo grande. Lo convierte, de esa forma, en peón de un plan megalómano donde somos productos de nuestro propio hacer, para beneficio de unos pocos, los otros.

La búsqueda constante, sin embargo, es un viaje sólo de ida, y no conduce a puerto alguno. El que se pasa la vida buscando conseguir replicar esa primera vez, exactamente de la misma manera, es el que saltará de flor en flor, enamorándose y rompiendo corazones continuamente, infinitas veces, a lo largo de toda su vida. El que se queda atrapado en la espiral de la búsqueda constante, es el drogadicto descontrolado, que busca y prueba nuevas substancias, pues ya no le sacia la primera dosis, y necesita más y más en su sempiterna queja y discurso de lo escaso e insuficiente, y termina destrozándose en la agonía de su propio vicioso. Pero también es aquél friki que siempre quiere poseer lo último en tecnología, que se gasta todo lo que no tiene por satisfacer una inquietud incontenible de consumismo. Y también es aquél soñador que queda embelesado ante el spot de televisión de Gucci, devastando sus tarjetas de crédito e hipotecándose de por vida para acercarse a ese modelo de vida tan irreal como inalcanzable —pues fue diseñado a medida para vender— que le proponen con aguda maestría.

Sea como fuere, cada persona elige, de manera natural y sin planteárselo, uno de esos dos caminos en la sociedad de consumo, en función de su propia naturaleza y forma de ser.

Aquél que opta ser constante se vuelve regular, previsible, monótono; aunque también consigue ser equilibrado, estable y seguro. Sin embargo, aquél que opta por ser un explorador de la búsqueda constante se transforma en un alma apasionada. Es espontáneo, sorpresivo y atrevido, se mueve siempre en el piélago de la rutina, atoando su buque inspiracional hacia nuevos e ignotos espacios que necesita conquistar. El riesgo le vuelve rijoso y, en su sardónica pesquisa, arrastra y convence a quienes le rodean con un hechizo compuesto de entusiasmo y frenesí.

El primer individuo, el constante, suele proporcionar seguridad y estabilidad a sí mismo y a los demás; el segundo, el explorador, aporta diversión y ruptura de la monotonía, es la pura encarnación de la tentación y la diversión desmedida. Aunque ninguno de los dos, por separado, nos llevará a una vida más plena ni mejor, sino al colapso, pues los dos son piezas del mismo puzzle de la Sociedad de Consumo. Entonces, ¿qué podemos hacer para hallar un camino correcto?

La respuesta no es sencilla. Ninguno es mejor que el otro, ni peor. Ambos son un desastre a largo plazo —desastre para ellos mismos, aunque buenos consumidores para las grandes corporaciones, que siempre ganan—, por lo que la deducción de este silogismo pasaría por construir un nuevo perfil que aúne ambas conductas y que, además, se lo ponga mucho más difícil a los expertos en marketing. Es la mezcla de los dos individuos la que nos hará ser mejores y nos proporcionará un número mayor de instantes de felicidad —dejemos de confundir “felicidad con esas “improntas” iniciales. Dejemos de confundir “felicidad” con lo que nos venden cada día en la televisión, en las vallas de publicidad y en los banners de Facebook: la felicidad no se puede comprar, porque no se puede vender; y desde luego, las corporaciones que mueven los hilos de la sociedad en la que vives no pretenden hacerte feliz, sino manipularte para que te pases toda la vida picando el mismo anzuelo—.

Ese es el secreto para escapar de la brecha de oscuridad que circunda tu existencia: la búsqueda constante dentro de la constancia. Si elegimos este último camino, entonces estaremos deslizándonos por la madriguera del conejo blanco, descendiendo niveles, retirando velos que nos descubrirán nuevos desafíos, nuevos estratos del conocimiento, nuevos horizontes a superar, nuevas improntas a gestionar; sería como mantener el espíritu de un adolescente en el cuerpo de un hombre, gobernados por la mente madura de un individuo equilibrado e inteligente.

En definitiva, es conocer, analizar y superar la “primera vez”. Evitar a toda costa quedarse atrapado en esa “impronta” que nos marcó de por vida. Ser constantes, pero no monótonos. Ser amantes en vez de maridos dentro del matrimonio. Es decir… dejar de replicar esa “primera vez” y comenzar a “crear” otras “primeras veces” de todo, sin volvernos locos y sin dañar a los demás, y sin pretender comprarlo. Sólo la imaginación aplicada puede romper la monotonía y acercarnos a la atractiva vida del explorador constante. Y sólo el sentido común y el raciocinio aplicados nos puede proteger de los males de ese explorador constante, cual loriga enfundando nuestro corazón y alejándolo de la rueda de la perdición.

Extrae lo mejor de la constancia y lo mejor de la búsqueda constante: simplemente trata de mantener el equilibrio, la sensatez y la estabilidad mientras desciendes por la espiral de la búsqueda sin fin. Imaginación versus rutina. No dejes que otros imaginen tu vida, ni inventen lo próximo que debes sentir. Que la búsqueda constante se convierta en un tentáculo interminable y poderoso de tu constancia. De esa forma, madurarás, y serás mejor, y podrás moverte en la salvaje y despedida sociedad que nos ha tocado vivir sin ser un títere: serás mejor en el lecho del amor, descubriendo nuevas formas de satisfacer y sorprender a tu pareja, serás mejor como profesional en tu empresa y, en definitiva, te acercarás más a una constante de felicidad, olvidando en el proceso esa palabra maldita. Porque la felicidad no es más que una entelequia insertada en el camino y empaquetada como producto de marketing, que nos anima a seguir buscando, a modo de combustible para el viaje vital, pero no es la meta de dicho viaje. La felicidad no debe ser jamás un objetivo, porque no es más que un concepto inventado para ayudar a otros a vender más; es el arma más poderosa de la publicidad. Actúa con inteligencia y aprovecha la inercia del enemigo para vencerle: al fin y al cabo, sólo la búsqueda de eso que llamas felicidad conseguirá hacerte más feliz.

Aïssa López
27 de Julio de 2015

Comparte este artículo:

La motivación del diseñador

La motivacion del diseñador - aissa lopez
Estándar

Normalmente los diseñadores contratados por cuenta ajena, trabajadores de una empresa, suelen desempeñar su labor creativa bajo una motivación extrínseca. Esa motivación viene fundamentada por el fin económico. Es decir, es una conducta enfocada no a la tarea en si misma, sino a un objetivo asociado a la ejecución de esa tarea: ganar el sueldo a fin de mes. Pero, ¿es esta una actitud correcta o aconsejable para el profesional creativo?

El diseño es una profesión muy delicada, no hablamos de poner ladrillos ni hablamos de pintar paredes ni hablamos de servir naranjas en una frutería. El diseñador es un manipulador de emociones, el diseñador es un psicólogo al servicio de la comunicación y del marketing. El diseñador debe acercarse al arte para conseguir la esencia del artista y poder así crear un producto cuyo fin es vender. Para conseguir realizar buenos y grandes diseños, el diseñador debe encontrarse en un estado de inspiración, de excitación creativa. Sólo se puede alcanzar la inspiración si se está motivado intrínsecamente.

Es más fácil para un diseñador alcanzar esa inspiración si está trabajando de forma autónoma, es decir, como un Freelance. Cuando el diseñador está contratado por cuenta ajena, se distorsiona completamente su visión del trabajo, y ésta pasa a estar influenciada únicamente por el dinero. Los jefes de las empresas y agencias de comunicación y publicidad, no suelen ayudar mucho a cambiar esa motivación. Desde el punto de vista del empresario, intentar motivar mejor al empleado mediante incentivos económicos es un error. Porque el fin último del diseñador no debe ser solamente ganar dinero, no debe realizar sus productos pensando en cuánto va a cobrar. Eso es una motivación extrínseca, y ya he dicho que el éxito del diseñador viene cuando consigue realizar productos por motivación intrínseca.

Esa es la razón de que existan tantos diseños mediocres y productos mal diseñados. No forzosamente quiere decir que existan muy malos diseñadores, en gran medida estoy seguro de que esos resultados de baja calidad vienen dados por una mala motivación o un enfoque incorrecto de los objetivos.

Todo esto no quiere decir que la motivación extrínseca sea negativa o que haya que evitarla siempre. Pero precisamente en el sector del diseño no es la más apropiada de las motivaciones.

Si trabajas como diseñador contratado por cuenta ajena, es muy difícil a veces y dependiendo de tu jefe o de la empresa en la que estés, conseguir trabajar poniendo amor e interés personal en cada proyecto. Muchos jefes de proyecto o muchos directores creativos a veces son malos gestores y terminan rompiendo la ilusión del diseñador. Un diseñador sin entusiasmo es un mono apretando teclas en el ordenador.

Si detectas que estás en un entorno laboral gobernado por personas tóxicas o que tienen un comportamiento tóxico hacia tu trabajo, o que simplemente están impidiendo que puedas tomar una actitud autodeterminada para motivarte intrínsecamente, mi recomendación es que intentes abandonar ese trabajo. Es muy duro y quizás una locura decir esto en la situación actual de crisis y desesperación económica que asola todo el país. Pero no te estoy pidiendo que abandones de un día para otro tu trabajo, sino que mientras lo conservas te muevas activamente y trates de encontrar algo mejor, o incluso que te plantees la posibilidad de montar tu propia empresa.

Desde luego todo esto es válido si sientes en tu interior, en el fondo de tu alma, que no estás dando lo mejor de ti como diseñador y que te gustaría trabajar de otra forma, realizar diseños mejores, o sencillamente si te avergüenzas a veces del trabajo que realizas.

Habrá otros muchísimos casos en los que este tipo de diseñadores ubicados en estos entornos negativos poco apropiados -creativamente hablando-, se encuentren cómodos y no tengan ninguna necesidad de mejorar; este tipo de diseñadores se conforman con ganar el sueldo a final de mes y no pretenden hacer productos mejores ni superarse a sí mismos. En ese caso, si te encuentras en este último grupo de diseñadores que están a gusto realizando sus diseños por motivación extrínseca con el fin último y único de ganar un dinero a final de mes, entonces es que eres un diseñador mediocre. Y no te voy a criticar por ello, porque también es necesario que haya diseñadores mediocres para distinguirlos de los verdaderos diseñadores que sí hacen grandes productos y que dedican su vida a buscar la excelencia.

Así que ya sabes lo importante que es que diagnostiques la salud creativa del entorno en el que trabajas, y tomes una decisión al respecto. Si eres un diseñador auténtico, harás lo que sea por encontrar la motivación intrínseca y la satisfacción por todo aquello que produces cada día.

Aïssa López
11 de Abril de 2014

Comparte este artículo: